La cartera permanente a fondo: una visión cuantitativa, @JaumeEscudero

Actualizado: 3 jul

Introducción


Quiero aquí analizar en profundidad, desde un punto de vista cuantitativo, a la cartera permanente, popularizada por Harry Browne. Como muchos ya sabréis, la base de dicha cartera es estar permanentemente invertidos de la siguiente manera:

  • 25% Renta variable

  • 25% Renta fija de largo plazo y máxima calidad crediticia

  • 25% Oro

  • 25% Liquidez (representada por la renta fija de la menor duración posible)

Con esta distribución de activos, Harry Browne pretendía protegerse de todos los escenarios económicos posibles (crecimiento, recesión, alta inflación, deflación, etc.), de manera que cuando alguno de dichos activos le fuera especialmente mal, hubiera alguno que más que compensara dicha pérdida.


En el caso que alguna de las “patas” de la cartera permanente se moviera excesivamente del rango inicial del 25%, entonces se realiza un rebalanceo, con el objetivo de volver a tener equilibrada la cartera. Tenéis explicada la filosofía que hay detrás de la cartera permanente en este artículo de Rafa Ortega: https://www.riverpatrimonio.com/post/carterapermanente.


Los datos históricos


En la página web de portfoliocharts.com, podemos obtener una estimación de los resultados de la cartera permanente (desde el punto de vista de un inversor de Estados Unidos, ya que es el mercado del que existen los mejores datos históricos para realizar estos estudios), que son los que os adjunto:


Fuente: Portfolio Charts


Como podéis observar, dicha estrategia de inversión hubiera ofrecido desde el año 1970, una rentabilidad real media (es decir, ya descontado el efecto de la inflación), cercana al 5%, con una standard deviation (una manera estadística de medir cómo de estable hubiera sido obtener esa rentabilidad) del 7% anual. Además dicha rentabilidad anual hubiera sido bastante estable alrededor de dichos parámetros. Adjunto también los datos referentes a los peores períodos que hubiera tenido, conocido técnicamente como drawdowns.


Fuente: Portfolio Charts


Aquí puede observarse que, utilizando datos anuales, la peor racha negativa hubiera sido ver tu cartera disminuir un 13% de un año a otro. Medido en tiempo durante el cual no hubieras disfrutado de nuevos máximos en tu cartera, el peor periodo de tiempo fue aguantar unos 3 años con pérdidas latentes.


Mi propio análisis


Como nunca me ha gustado mucho esto de aceptar tal cual los resultados de los backtest que te vas encontrando por internet, decidí realizar un estudio propio cuantitativo sobre la cartera permanente. Para ello la primera dificultad era encontrar los datos que fueran suficientemente buenos, y sobre todo que fueran lo suficientemente hacia atrás en el tiempo, como para montar un buen estudio.

Para cada una de las “patas” de la cartera permanente utilicé los siguientes:

  • Renta Variable de USA: en la página web de portfoliovisualizer obtuve los rendimientos mensuales de los siguientes fondos de inversión específicos de renta variable norteamericana.

  • MITTX (MFS Massachusetts Investors TR A) de 1972 hasta abril de 1992.

  • VTSMX (Vanguard Total Stock Mkt Idx Inv) desde mayo de 1992 hasta abril de 2022.

  • Renta Fija de largo plazo de USA: en la página web de portfoliovisualizer obtuve los rendimientos mensuales del siguiente fondo de inversión específicos de renta fija norteamericana de largo plazo.

  • VWESX (Vanguard Long Term Investment – Grade Inv) de Agosto de 1973 hasta abril de 1992.

  • Oro: https://www.cotizacionrealoro.com/historicos-graficas-evolucion-precio-oro.

  • Renta Fija de corto plazo de USA: en la página web de portfoliovisualizer obtuve los rendimientos mensuales del activo libre de riesgo ligado a la liquidez, representado por el siguiente índice: CASHX.

Adicionalmente, y para quitar el efecto de la inflación, obtuve los incrementos de inflación mensuales en USA a través del enlace: fxtop.com/es/calculadora-de-inflacion.php. Una vez ya con todos los datos en el Excel, simulé cómo hubiera evolucionado una cartera compuesta por el 25% en cada uno de estos activos, que rebalanceara cada final de mes para volver a tener la estructura inicial del 25% en cada activo.


Los datos que arrojaron mi estudio desde agosto de 1974 hasta abril de 2022, reflejados en sus principales métricas, fueron los siguientes:


Fuente: elaboración propia. (PP = permanent portfolio, cartera permanente).



Resultados del análisis


Es decir, comprobé que en esos casi 48 años de histórico, la Permanent Portfolio (PP) obtuvo un rendimiento anual real (ya descontada la inflación) del 4,17%. A priori me parece inferior al que la página portfoliocharts reflejaba. Pero debo tener en cuenta que yo he rebalanceado la cartera permanente cada final de mes, y en cambio en portfoliocharts la rebalanceaban anualmente, por lo que puedo admitir que rebalancear cada año, puede aportar una rentabilidad extra a la cartera permanente, basada en el hecho de que deja más tiempo al activo que mejor se esté comportando, a que siga comportándose bien.

Por tanto, y a grandes rasgos, doy por bueno el experimento, y admito como plausible la hipótesis general que la cartera permanente puede dar (a largo plazo) entre un 4% y un 5% anual real de rentabilidad.


En cuanto a la standard deviation, comprobé que era razonable esperar alrededor de un 7% anual. Así mismo el máximo drawdown que me salió en el estudio fue del -15,43%, superior al que aparecía en el caso de portfoliocharts. También en este caso lo veo razonable, ya que en mi estudio aparece el max DD en datos mensuales, que siempre va a ser superior al que aparezca en base a analizar datos anuales.


Adicionalmente comprobé que el máximo período de tiempo, medido en meses, que había que esperar para que la cartera permanente nos ofreciera nuevos máximos, se situaba en 21 meses. Aquí mejoraba la métrica que nos aportaba portfoliocharts, pero claro al trabajar ellos con datos anuales, mis 21 meses podrían perfectamente sobreponerse durante 3 años naturales, por lo que tampoco puedo descartar que el resultado de portfoliocharts sea erróneo.


Por tanto, bajo mi punto de vista y a grandes rasgos, doy por bueno el experimento, y admito como plausible la hipótesis general que la cartera permanente puede dar (a largo plazo) entre un 4% y un 5% anual real de rentabilidad, con una volatilidad anual del 7%, un máximo susto que con datos mensuales superaría el -15% y que en algún momento debemos estar preparados para aguantar períodos de unos 2 años sin ver rentabilidades positivas.


Retorciendo a la cartera permanente: vamos a intentar batirla


Una vez ya tienes en un Excel todos los datos necesarios, es difícil resistirse a la tentación de no intentar buscar alguna manera de mejorar alguno de los ratios que ofrece la cartera permanente.


En mi caso, he intentado realizar una sencilla técnica de seguimiento de tendencias en cada uno de los 3 activos de riesgo de la cartera permanente (renta variable, renta fija de largo plazo y oro), dejando fija la parte de liquidez (renta fija de corto plazo). Para la renta variable y el oro, les he aplicado dos RoC (Rate of Change) de 6 y de 12 meses, de tal manera que en el caso que el precio a final de mes de cada activo, superara al precio a final de mes de hace 6 y 12 meses, entonces el 100% estaría invertido en ese activo. En el caso que sólo superara a uno de los dos comparativos, entonces sólo el 50% estaría invertido en el activo y el 50% restante estaría invertido en renta fija de corto plazo. Y en el caso que tanto comparándolo con hace 6 y 12 meses, el precio hubiera bajado, entonces estaría 0% invertido en el activo, y nos refugiaríamos 100% en la renta fija de largo plazo.


Exactamente lo mismo le aplico a la parte de la cartera permanente reservada a la renta fija a largo plazo, pero en este caso los RoC utilizados son el de 3 y 6 meses, debido a que históricamente la renta fija de largo plazo ha tenido menos volatilidad que la renta variable y el oro, por lo que me permito el lujo de “afinar” más con el market timing que le aplico. Os muestro los resultados de mi experimento “táctico”:


Fuente: elaboración propia. (TPP = tactical permanent portfolio, cartera permanente táctica).


Resultados de mi intento


Como podéis observar no he tenido éxito en cuanto a rentabilidad de mi sistema táctico. La rentabilidad real anualizada en estos 48 años de estudio de mi versión “táctica” de la cartera permanente, ha disminuido desde el 4,17% al 3,93%.


Sin embargo sí que he conseguido reducir sustancialmente el riesgo intrínseco que tiene la cartera permanente, tanto medido en standard deviation (que baja del 7,61% al 6,01%) como medido en el Max DD (que baja del -15,43% al -8,44%) como medido en el máximo período de tiempo que necesitas para ver nuevos máximos en tu cartera (que baja de 21 a 18 meses). Eso hace que, en conjunto, la versión táctica de la cartera permanente tenga mejor rentabilidad ajustada al riesgo, que la versión clásica de la misma (el ratio Sharpe aumenta del 0,55 original al 0,65 de mi versión táctica).


Una última idea: ¿y si hacemos 50% original y 50% táctica?


Viendo que mi intento de batir a la cartera permanente sólo ha tenido éxito parcialmente, queda la opción de intentar juntar lo mejor de los dos mundos. Para ello calculo cómo hubiera evolucionado una cartera en la que el 50% hubiera seguido la evolución de la cartera permanente original y el otro 50% hubiera seguido a mi versión táctica de la cartera permanente. De esta manera pretendo ver si existe alguna evidencia cuantitativa sobre si es interesante, o no, combinar las dos visiones de la inversión (la estratégica y la táctica). Aquí los resultados:


Fuente: elaboración propia


Y como era de esperar, sí que se observan algunas ventajas al hecho de combinar ambas visiones.


En cuanto a la rentabilidad anual real esperada, se sitúa a medio camino entre las dos versiones anteriores, pero más cerca de la mejor versión en este aspecto (la cartera permanente) que de la peor versión en este aspecto (la cartera permanente táctica). En cuanto a la standard deviation, se sitúa a medio camino entre las dos versiones anteriores, pero más cerca de la mejor versión en este aspecto (la cartera permanente táctica) que de la peor versión en este aspecto (la cartera permanente). En cuanto al Max DD, Max Underwater period y Ratio Sharpe exactamente la misma conclusión.


Conclusiones finales del estudio


Después de haber intentado batir por activa y por pasiva a la cartera permanente, me ha quedado claro que fue muy bien diseñada por el señor Browne en su día. Creerte más listo que Browne puede salirte caro.


La verdad es que dio en la tecla a la hora de escoger cuatro activos de inversión que están lo suficientemente descorrelacionados entre sí y que se complementan tan bien a lo largo de cualquier momento del ciclo económico. Todos los intentos que he realizado para obtener una versión táctica de la cartera permanente, que batiera en todas y cada una de las principales métricas del sistema, no lo han conseguido totalmente (aunque sí parcialmente).


A tal efecto os dejo la tabla final con los resultados globales del estudio para que, cada uno de vosotros personalmente, pueda valorar si le merece la pena intentar batir a la versión clásica de la cartera permanente, o bien dejarlo estar y confiar en los resultados históricos que ha presentado.


Fuente: elaboración propia


Para inversores más conservadores (como es mi caso), el realizar algún intento de gestión táctica de la cartera permanente, le reportará más rentabilidad ajustada al riesgo (al ser la versión táctica más defensiva que la versión estratégica). Para inversores más arriesgados, la verdad es que lo ideal es no complicarse demasiado, y seguir las recomendaciones originales de Harry Browne (que es una visión más agresiva).

Finalmente, para todos aquellos que quieran acercarse a lo mejor de ambas visiones, siempre queda la posibilidad de montar una cartera 50-50, que ofrecerá resultados muy estables a lo largo del tiempo.


Jaume es inversor particular especializado en sistemas TAA (tactical asset alocation), licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Estadística. Cuenta con 4 años de experiencia como auditor en Big4 y más de 20 años de experiencia como responsable financiero. Invirtiendo desde 1998, desde 2015 implementa estrategias sistemáticas de inversión, utilizando fondos de inversión indexados.


Cualquier contenido que puedas encontrar en esta web tiene objetivo meramente educativo y no debe ni puede considerarse asesoramiento en inversiones ni una recomendación para comprar o vender activos de ningún tipo.

711 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo