La cartera permanente a fondo: consistencia histórica de los resultados, @JaumeEscudero

Introducción


En mi anterior artículo quise comprobar empíricamente los resultados de la cartera permanente desde 1974, la enfrenté a una versión táctica de ella misma y finalmente a una combinación 50% estratégica y 50% táctica.


La conclusión general fue que la cartera permanente original era más rentable en el largo plazo (48 años de estudio), pero que el introducir un sencillo método de seguimiento de tendencias (ya fuera para el total de la cartera, o bien parcialmente) hacía reducir significativamente la volatilidad de la estrategia y, por ende, reducía significativamente los peores momentos (drawdowns) tanto medidos en intensidad (%) como en duración (meses bajo el agua).


En este nuevo artículo quiero analizar la consistencia histórica de la rentabilidad que ofrecen las tres versiones de la cartera permanente. Es decir, verificar si en función del tiempo previsto que estaremos invertidos en el futuro, es mejor alguna versión en concreto. Me quedó la duda, tras el primer artículo, al ver que las rentabilidades esperadas eran muy similares en las tres versiones.


No analizaré la consistencia histórica de la volatilidad de las tres versiones, ya que quedó claro en el anterior artículo, que introducir reglas de seguimiento de tendencias (que nos sacaran fuera de mercado en renta variable / renta fija / oro cuando cualquiera de esas clases de activo entraban en mercados bajistas) reducía sustancialmente la volatilidad de la cartera permanente clásica (ya de per se baja).



Metodología


Para ello, voy a simular para permanencias en la estrategia de 10-20-30 años, cual es el rango de rentabilidades del período estudiado (1974-2022). Buscaremos el peor período histórico de 10-20-30 años de duración, en términos de rentabilidad, tanto para la cartera permanente clásica, como para la versión táctica, como para la combinación a partes iguales. De igual manera buscaremos el valor medio de la rentabilidad esperable para dichos períodos de permanencia. Finalmente, también mostraremos los mejores resultados históricos para dichos período de tiempo.


De esta manera, en función del periodo de tiempo que estimemos vamos a prolongar nuestra vida inversora, podemos hacernos una idea de qué variabilidad puede tener el retorno esperado, así como tomar una decisión acerca de qué versión utilizar, únicamente basándonos en términos de rentabilidad esperada. Los datos utilizados son exactamente los mismos que los detallados en mi primer artículo.

Resultados del estudio

Permanent Portfolio (PP)

Tactical Permanent Portfolio (TPP)

Combinación de ambas al 50% (50% PP + 50%TPP)



Lectura de los resultados para la versión original de la cartera permanente


Para los 453 posibles períodos de 10 años comprendidos entre agosto de 1974 y abril de 2022, he comprobado que el peor de ellos (en concreto de noviembre de 1998 a noviembre de 2008) ha ofrecido una rentabilidad anual nominal (es decir, SIN descontar inflación) del 4,8%. La media de esos 453 posibles períodos de 10 años, es haber obtenido una rentabilidad anual nominal del 7,92%. Y finalmente, el afortunado inversor que hubiera escogido invertir 10 años e iniciara su aventura en agosto de 1977 y la finalizara en agosto de 1987 (la mejor combinación de período de 10 años), hubiera disfrutado de una rentabilidad anual nominal del 13,10%.


Podemos observar que en un período relativamente corto de tiempo (10 años), la variabilidad de posibles resultados que ha ofrecido la cartera permanente es muy elevada. Si aumentamos el período inversor a los 20 años, dicha variabilidad se reduce, pasando de un importe mínimo del 5,85% anual (diciembre de 1998 a diciembre de 2018) a un importe máximo del 10,01% anula (agosto de 1976 a agosto de 1996). La rentabilidad media esperada se mantiene muy estable en un 7,61% anual.


Y finalmente, para los más longevos del lugar, el aumentar a un período inversor de 30 años hace que acotemos aún más el rango de posibles resultados, desde un resultado mínimo anual del 6,48% (julio de 1987 a julio de 2017) a un resultado máximo anual de un 8,91% (agosto de 1976 a agosto de 2006). La rentabilidad media esperada se mantiene muy estable en un 7,65% anual.


Así pues puede observarse como, el aumentar el período de tiempo expuesto a la cartera permanente, hace que cada vez sea más probable converger hacia la rentabilidad media esperada. Este es un resultado esperado, ya que al aumentar el período de tiempo expuesto en mercado, hay más posibilidades que nos pase de todo (mercados bajistas, alcistas, de corto recorrido, de largo recorrido, flash crash, … etc) de tal manera que dejamos menos margen a la “buena” y a la “mala” suerte para que influyan en nuestra rentabilidad acumulada.



Lectura de los resultados para la versión táctica de la cartera permanente


Para no hacer innecesariamente largo este artículo, simplemente comentar que los resultados para la versión táctica de la cartera permanente tienen un mayor rango que los de la cartera permanente original. Es decir, la distancia entre el peor período de tiempo de 10-20-30 años y el mejor, siempre es más amplia que el mismo dato de la cartera permanente original. Esto se debe, curiosamente, al carácter defensivo de la versión táctica respecto al carácter más agresivo de la cartera permanente original.


La versión táctica, al intentar librarse de los mercados bajistas de cada uno de sus componentes (siendo cierto que eso hace que sufra drawdowns menores), también es cierto que hace que se pierda los inicios de los mercados alcistas.

Es decir sufre el inicio de los mercados bajistas hasta que las reglas del sistema le hacen salir y también sufre el inicio de las recuperaciones, ya que las reglas del sistema necesitan un cierto tiempo para “asegurar” que se ha iniciado una recuperación. Eso hace que en una concatenación de mercados bajistas y alcistas de corto recorrido (la peor combinación para los sistemas tácticos), se vaya dejando parte de la rentabilidad por el camino, y por tanto se de el caso que el peor período de tiempo de 10-20-30 años no logre brillar tanto como la versión original de la cartera permanente.

Por el contrario en una concatenación de mercados bajistas y alcistas de largo recorrido (la mejor combinación para los sistemas tácticos), el hecho de haberse librado de la gran parte del mercado bajista hace que no sea necesario coger todo el mercado alcista para poder brillar más que la versión original de la cartera permanente.


En conclusión, y aunque parezca contraintuitivo, la versión táctica aún siendo menos volátil (sufre menos movimientos bruscos) muestra un rango de posibles rentabilidades más amplio.



Lectura de los resultados para la combinación de versiones de la cartera permanente


Como era de esperar, el apostar al 50% entre la versión original y la versión táctica de la cartera permanente, nos sitúa en un término medio pero, curiosamente, siempre más cercano al mejor dato de la mejor versión. Esta es una de las características de la diversificación (ya sea de activos, de estrategia, temporales, … ): se beneficia asimétricamente de las diferencias entre las dos estrategias de las que se nutre.



¿Cómo de constante en el tiempo es esta ventaja en la rentabilidad esperada de la versión original de la cartera permanente?


Finalmente he estudiado en qué % de los períodos de 10, 20 y 30 años superaba la cartera permanente original (en términos de rentabilidad) a las otras dos versiones. Como puede observarse, independientemente del período inversor en el que se permanezca, aproximadamente hay un 60% de posibilidades que la versión original de la cartera permanente obtenga una rentabilidad anual superior.



Conclusiones


Hemos visto empíricamente como la versión original de la cartera permanente origina rentabilidades más estables en el tiempo, que la versión táctica de la misma. Destacando especialmente en la disminución del rango de posibles resultados. Así pues, si la prioridad es obtener la mayor rentabilidad posible con la mayor probabilidad posible, es razonable pensar que lo ideal es apostar por la versión original.


Todo esto matizado por los resultados de mi primer artículo, que mostraban que la versión original de la cartera permanente sufrirá momentos puntuales de mayor volatilidad y nos llevará a puntos de dolor más elevados (mayores drawdowns). Pero este segundo artículo parece indicar que dichos momentos de dolor, serán cortos, gracias a una propiedad intrínsica de la cartera permanente, que puede resumirse muy bien en este comentario del Andrés Bauzá, en el grupo de Telegram de “Participar y Proteger”:



[La recuperación temprana] "es un factor al que no se le da demasiada importancia y para mi es su principal cualidad. Hay estrategias más defensivas, con mejores ratios, pero a la hora de contraatacar pocas como la Cartera Permanente. Su asimetría entre bajadas y subidas es su gran virtud. "

Andrés Bauzá 


Recuerda que se trata de contenido educativo, no debe considerarse como una recomendación de inversión.


Jaume es inversor particular especializado en sistemas TAA (tactical asset alocation), licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Estadística. Cuenta con 4 años de experiencia como auditor en Big4 y más de 20 años de experiencia como responsable financiero. Invirtiendo desde 1998, desde 2015 implementa estrategias sistemáticas de inversión, utilizando fondos de inversión indexados.


Cualquier contenido que puedas encontrar en esta web tiene objetivo meramente educativo y no debe ni puede considerarse asesoramiento en inversiones ni una recomendación para comprar o vender activos de ningún tipo.

599 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo